¿Se puede adelgazar sólo haciendo actividad física?

Lo importante es combinar el ejercicio con una correcta alimentación. Claves para encarar hábitos que mejoren nuestra condición física

“Yo sé por qué no adelgazo porque no estoy haciendo actividad física, me voy a poner a hacer actividad física. Me voy a poner a correr. Me voy a poner a caminar. Voy a ir a la pileta…”, así me dice la gente.

Aparecen las buenas intenciones, de las cuales el camino al infierno está totalmente empedrado. Pero el asunto es que no hay forma de quemar lo que uno puede ingerir. Es decir, lo más que uno puede quemar en una hora de actividad física, corriendo a todo lo que da, son 400 a 500 calorías, que son las equivalentes a dos empanadas.

Recuerde este concepto que es fundamental, cualquier persona puede hacer entrenamiento y un gran esfuerzo durante una hora, pero controlar lo que se pone en el plato durante las otras 23, ese sí es el trabajo duro.

Para comenzar, es importante en principio olvidarse del “no puedo” y concentrarse en el “voy a lograrlo”. Es recomendable disminuir la porción, saborear la comida, comer lento, masticar másPara comenzar, es importante en principio olvidarse del “no puedo” y concentrarse en el “voy a lograrlo”. Es recomendable disminuir la porción, saborear la comida, comer lento, masticar más

La forma de bajar de peso es con un plan de alimentación equilibrado y con actividad física de moderada a fuerte. Así, uno puede proponerse bajar medio kilo de grasa por semana, es una meta factible.

La clave para adelgazar y mantenerse. Es realizar un plan de alimentación equilibrado, establecer un compromiso real con uno mismo y llevarlo a cabo con perseverancia. Si se desea lograr un descenso de peso razonable, de medio kilo por semana, no existen fórmulas fáciles para adelgazar, ni resultados mágicos.

Mi abuela tenía una frase que creo que ya no se dice más, pero posiblemente le va a dar una idea de lo que le estoy comentando. “No conviene dar el paso más largo de lo que le da la pollera”. Quiere decir, no trate de bajar más de lo que puede, porque posiblemente no le va a salir bien.

Muchas personas creen que el cambio se produce de repente, pero no es así. El cambio es el resultado de muchos otros cambios pequeños, de la planificación, de la constancia, de querer mejorar el estado físico y entender que se puede elegir libremente otro modo de encarar el cuidado del cuerpo y de la salud.

Como no todo el mundo tiene pesitas en su casa, con una botella del peso que usted se sienta cómodo estará bienComo no todo el mundo tiene pesitas en su casa, con una botella del peso que usted se sienta cómodo estará bien

Para comenzar, es importante en principio olvidarse del “no puedo” y concentrarse en el “voy a lograrlo”. Es recomendable disminuir la porción, saborear la comida, comer lento, masticar más, concentrarse y organizar los bocados en tamaños chicos. A su vez, aumentar el volumen de legumbres, hortalizas y frutas, de líquidos sin calorías e incorporar alimentos aireados tales como suflés, batidos y soda. En lo que respecta a composición, en líneas generales más proteínas y menos grasas saturadas, menos azúcares y harinas, menos sal y menos alcohol.

Ahora, ¿cuánto ejercicio es necesario hacer para tener una buena condición física? Hay una cantidad mínima. Se han juntado distintas autoridades, universidades, asociaciones, institutos que se dedican específicamente a ver qué puede hacer uno para mejorar su cuerpo. Y son tres las cosas que se necesitan: sus piernas; alguna botellita, que puede ser una pesa o algo equivalente; y una silla. Cosa que usted puede hacer tranquilamente en su casa.

Sus piernas porque es necesario un movimiento moderado, 150 minutos por semana. Puede ser repartido en cinco veces, cinco por treinta. Y, después, cada día usted lo puede hacer todo junto o puede hacer 10 minutos, 10 minutos, 10 minutos. O 10, 5 y 5. Todo lo que usted hace durante el día, suma. Esa es la idea, o sea que no tiene que romperse la cabeza para ver a dónde lo pone en la agenda.

Aparecen las buenas intenciones, de las cuales el camino al infierno está totalmente empedrado. Pero el asunto es que no hay forma de quemar lo que uno puede ingerirAparecen las buenas intenciones, de las cuales el camino al infierno está totalmente empedrado. Pero el asunto es que no hay forma de quemar lo que uno puede ingerir

¿Qué podemos hacer con nuestras piernas? Caminar, bicicleta, bailar, que es una cosa que también le pone música, es muy agradable y además le alienta el espíritu. La segunda es hacer pesas. Como no todo el mundo tiene pesitas en su casa, con una botella del peso que usted se sienta cómodo estará bien.

Y, finalmente, a medida que pasan los años, uno tiene más tendencia a no equilibrar. Entonces conviene, con una silla, uno tiene que hacer un ejercicio de hasta por lo menos 10 o 15 segundos manteniendo el equilibrio.

Hay un dicho que dice: “El éxito es una escalera que no se sube con las manos en los bolsillos”. Lo que le podría agregar acá, es que una buena condición física tampoco se logra con las manos en los bolsillos.

*El doctor Alberto Cormillot es un reconocido médico argentino especialista en obesidad, educador para la salud, escritor y conferencista. Fundó y dirige la Clínica de Nutrición y Salud que lleva su nombre, Dieta Club, la Fundación ALCO (Anónimos Luchadores Contra la Obesidad) y el Instituto Argentino de Nutrición, desde donde asesora a industrias para la elaboración de productos dietéticos y saludables.

Producción: Dolores Ferrer Novotný. Edición: Facundo Madero. Realización: Samuel Cejas

Fuente: INFOBAE