Unión visita el Más Monumental: el plan de Munúa es clave para sorprender al puntero

El año pasado, el Tatengue tuvo la cara y la contracara. A principios de año, un partido «perfecto» le posibilitó ganar 1 a 0. Luego, River tomó nota de aquéllo y se tomó revancha, también en Santa Fe: 5 a 1 para el equipo que dirigía Gallardo.

Gustavo Munúa tuvo dos semanas para digerir la derrota ante Racing y pensar en la mejor opción desde lo táctico y lo estratégico para jugarle a River en su casa. Créditos: Pablo Aguirre

Hay algunos aspectos del juego que son lógicos de pensar. Por ejemplo, es muy difícil -casi diría imposible- sostener que Unión puede ir con una actitud especulativa al Monumental, porque esa idea -la de salir a defenderse- no forma parte del ideario futbolero de Munúa. Si después, River lo lleva a replegarse y lo empuja contra su arco, será por mérito propio. Y es probable que en algún momento se dé, sobre todo por la forma de jugar que tiene este River, que todavía no se acerca en el nivel a aquél de Gallardo, pero con lo que ha mostrado le alcanza para ser el puntero de la Liga Profesional.

Dicho esto, vale otra aclaración: Unión podría jugar tranquilamente con línea de cinco sin replegarse ni tampoco dando alguna pista de querer jugar a la defensiva. Si Munúa suma a Calderón y deja al resto de la línea de cuatro, cubriría mejor el sector defensivo haciendo línea de cinco, que no significa otra cosa más que eso. En definitiva, Unión tiene marcadores de punta a los que les sobra vocación ofensiva para proyectarse y ellos ayudarán también a que, en el supuesto caso de que al técnico se le ocurra o se le esté pasando por la cabeza la idea de armar línea de cinco, la idea de plantear un partido lo más parejo en cuanto a dominio del juego, no sea una mera expresión de deseos sino una realidad.

Cuando Unión le ganó el año pasado al equipo de Gallardo, a principios de año y con una brillante actuación, lo hizo sin resignar a dos aspectos esenciales: 1) la necesidad de correr más que el rival para no dejarse avasallar por su intensidad; 2) mantener concentración plena durante los 90 minutos. A eso, se le agregó juego. Y así se vio un gran partido de varios futbolistas que descollaron, como fue el caso de Mauro Luna Diale, por ejemplo, que estará ausente este viernes por la sanción de dos fechas que recibió por su expulsión ante Racing.

Al margen del armado de línea de cuatro o línea de cinco -siempre suponiendo la vuelta de Calderón al equipo-, hay otras cuestiones que el técnico podría evaluar. Tiene que reemplazar a Luna Diale. Si vuelve a las bases, ese lugar debería reservarse para un delantero. Y estaría entre Marabel y Vecino. La otra chance es incluir otro volante (¿Roldán?). Y analizar en todo caso la continuidad de «Pajarito» Juárez, toda vez que Machuca tiene un lugar asegurado y Cañete es un jugador necesario para el manejo de la pelota.

Volviendo al principio, lo principal es que Munúa tenga bien en claro de qué manera tiene que jugar el partido. Es decir, lo estratégico asume un papel fundamental y, en base a eso, llegará el armado del equipo para que esa idea se pueda plasmar en la cancha, ante un rival que tiene muy buenos jugadores en el mediocampo y un Beltrán al que se le abrió el arco y es uno de los delanteros más temibles que tiene hoy el fútbol argentino.

«11 ganan partidos y los planteles ganan torneos»

«Desde mi convencimiento, en el fútbol once ganan partidos y planteles ganan torneos, por eso mi idea es tener la mayor cantidad de jugadores posibles bien. Sería en vano si enumero el buen partido que hicieron Jhony Maidana, Andrés Herrera, Agustín Palavecino, Esequiel Barco, no es que me gusta cambiar sino que juegue el que mejor veo en la semana, el que mejor prestación le veo de lunes a viernes, no es que me gusta cambiar. Tengo la opción de poder elegir, por eso estos amistosos, yo quiero que los que vienen más atrasados en los minutos estén al día. Ahora viene Unión en el Monumental, que no tengo dudas que va a estar llenísimo», anticipó Martín Demichelis, hablando de lo que pasó el sábado en Salta (triunfo por 4 a 3 de su equipo «muletto» ante la U de Chile), sino de lo que vendrá con el gran choque ante Unión en el Monumental.

Sobre la derrota por 4-1 con la Scaloneta (jugaron un amistoso el viernes), Micho se atajó: «No fue un amistoso, fue un entrenamiento, y si no, hubiésemos jugado noventa y tantos minutos. Sobre todo le sirvió a la Selección, que era el objetivo porque fuimos invitados por ellos, y para nosotros terminar la semana con un entrenamiento con los campeones del mundo. Pasamos una linda tarde donde pudimos aprender mucho. Hoy que era el objetivo principal venir y hacer un buen partido, muchos chicos que vienen atrasados con los minutos en cancha lo hicieron bien. Algunos habían jugado, como Jhony Manidana que jugó 30 minutos y el sábado 90, lo dije en el vestuario que es el ejemplo a seguir para los chicos y estoy muy contento como entrenador».

Sobre la posibilidad siempre latente de contar con el defensor Nicolás Otamendi, campeón del mundo en Qatar, cuyo contrato con Benfica finaliza en junio, el DT deseó: «Que termine bien la temporada y después deberá analizar, él sabe que tiene las puertas abiertas. Nico está en cuartos de final de la Champions, haciendo una grandísima temporada en el club, es capitán. Hay que tener paciencia, no es fácil, cuando un jugador tiene que volver tiene que estar cien por cien convencido. Pero tenemos un grandísimo plantel, que no dude porque yo estoy demasiado contento por los que tengo para seguir trabajando».

El probable equipo para jugar ante Unión sería con Franco Armani; Milton Casco, Leandro González Pirez, Paulo Díaz, Enzo Díaz; Ignacio Fernández, Enzo Pérez, Rodrigo Aliendro; José Paradela, Lucas Beltrán y De la Cruz o Barco o Palavecino.

Fuente: EL LITORAL