En el Cemafe realizan testeos gratuitos para detectar la hepatitis C

Se hacen a partir de este jueves y en las semanas siguientes habrá nuevos días de atención. Los especialistas advierten que esta afección puede tratarse con medicamentos que curan a más del 98% de las personas en pocas semanas.

«El testeo no duele, es un leve pinchazo en el dedo, similar al control de la glucemia, y permite establecer un resultado en pocos minutos», explicó el Dr. Fernando Marozzi, médico gastroenterólogo y hepatólogo del Cemafe. Foto: Guillermo Di Salvatore

La hepatitis C es una enfermedad «silenciosa» y los síntomas solo aparecen cuando la afección está avanzada. En coincidencia con el Día Mundial, que se conmemora cada 28 de julio, en el Cemafe (Centro de Especialidades Médicas Ambulatorias de Santa Fe) se realizarán testeos gratuitos este jueves de 9.30 a 12 horas.

La campaña denominada «Yo voto curarme la hepatitis C» -en pleno contexto de elecciones provinciales- continuará con controles los días martes 1° y jueves 3 de agosto, martes 8 y jueves 10 de agosto.

Para conocer más acerca de esta patología, El Litoral entrevistó al Dr. Fernando Marozzi, médico gastroenterólogo y hepatólogo del Cemafe, quien detalló: «La hepatitis es la inflación del hígado por un virus, que justamente se llama hepatitis C. Afecta entre a 1 y 2% de la población mundial. Lo que tiene esta enfermedad es que es asintomática, es decir que uno pudo haberla contraído hace muchos años, por eso es importante el control para detectar si tiene la enfermedad o no».

Marozzi remarcó que hay ciertos factores a tener en cuenta, «sobre todo la edad. Quienes nacieron antes de la década del 70 tienen un riesgo de haber contraído la enfermedad y no lo saben por las malas medidas de bioseguridad. Hoy es menos frecuente la transmisión del virus, porque la mayoría lo contraía por mala esterilización de instrumental médico u odontológico, transfusiones, realización de tatuajes, piercings y tratamientos de belleza. Ahora existe mucha más conciencia sobre cómo manipular adecuadamente estos elementos, aunque el riesgo no esté 100% neutralizado»

Detección precoz y tratamiento

«El testeo no duele, es un leve pinchazo en el dedo, similar al control de la glucemia, y permite establecer un resultado en pocos minutos. En caso de que el estudio dé positivo, debe reconfirmarse y es importante saber que hoy contamos en nuestro país con medicamentos que curan a más del 98% de las personas en pocas semanas, prácticamente sin efectos adversos. Y cuya cobertura en la mayoría de los casos está garantizada al 100% por el sistema de salud», explicó el especialista.

La reconfirmación puede hacerse en el mismo Cemafe, que cuenta con un moderno laboratorio único en el país, con equipamiento de última generación capaz de procesar en forma automatizada miles de muestras por hora e incluye un software que permite analizar los resultados con un altísimo nivel de precisión y en poco tiempo.Los testeos que se realizan en el Cemafe son sin turno previo y por orden de llegada. Foto: Pablo Aguirre

Los testeos que se realizan en el Cemafe son sin turno previo y por orden de llegada. Foto: Pablo Aguirre


«Se puede analizar el hígado para ver en qué estado está, se pueden hacer tratamientos específicos según las complicaciones del virus, por eso es importante que la población tenga conciencia de que tiene que hacerse el testeo alguna vez en su vida», destacó el médico.

La hepatitis C tiene enfermedades asociadas, es decir, afecciones que muchas veces se agravan cuando una persona tiene este virus. Según las estadísticas, hasta 3 de cada 4 personas con hepatitis C presentan además hipertensión arterial, diabetes y una consecuencia de ambas, que es la enfermedad renal. Estos cuadros son más frecuentes en personas con hepatitis C que en personas sin el virus. Además, tener diabetes es un factor de riesgo para la progresión de la fibrosis en el hígado.

A nivel local y nacional

El médico gastroenterólogo y hepatólogo del Cemafe señaló que en Santa Fe es «bastante común atender pacientes con hepatitis C y hay muchos. La comunidad médica ya está alertada y se hacen chequeos desde distintas especialidades y si la detectan la derivan», e informó que el tratamiento es completamente gratuito al estar incluido en el Programa Nacional de Hepatitis.

A nivel nacional, la campaña de concientización y detección de hepatitis C fue realizada por la Asociación Buena Vida y permitió encontrar a 120 pacientes con esta enfermedad. Esta campaña ya tuvo lugar en Mendoza semanas atrás y se espera llevarla adelante en el futuro próximo también en Rosario, Tucumán, La Plata y CABA, entre otras ciudades.

«Diseñamos la campaña alrededor del concepto de las elecciones porque es bien actual, forma parte de las conversaciones en las sobremesas, en los trabajos, por la calle, y tenemos que lograr que la gente hable sobre la hepatitis C y elija curarse, así como está eligiendo a sus gobernantes», explicó Rubén Cantelmi, paciente curado y presidente de la Asociación Buena Vida, que trabaja para acompañar a las personas con enfermedades del hígado.

‘Yo voto curarme’ implica la decisión de hacerlo, pero requiere también el compromiso de volver al médico, realizarse los estudios necesarios y cumplir con el tratamiento que indique. «En la campaña de 2022 encontramos alrededor de 70 pacientes que ya tenían diagnóstico, pero que no estaban haciendo nada para curarse, dejándose estar y permitiendo que la enfermedad avanzara. Esta campaña busca detectar nuevos pacientes, pero también motivar a casos como estos, para que se revinculen con el cuidado de su salud y eviten consecuencias graves», agregó Cantelmi.

Se calcula que entre 6 y 7 de cada 10 personas que tienen hepatitis C no lo saben. Por eso es importante testearse contra la hepatitis C, porque es una enfermedad silenciosa que no da síntomas durante años o décadas, hasta que el daño sobre el hígado se manifiesta en forma irreversible y puede ocasionar cirrosis, falla hepática, necesidad de un trasplante o hasta cáncer de hígado.

Fuente: EL LITORAL