Andrés Calamaro, Cachorro López y Daniel Melingo se juntaron para versionar “Himno de mi corazón”

Los tres miembros originales de Los Abuelos de la Nada publicaron este clásico y anticiparon un trabajo muy especial.

Cachorro López, Daniel Melingo y Andrés Calamaro durante la grabación de la versión de «Himno de mi corazón» (Foto: Instagram de Cachorro López).

Los Abuelos de la Nada marcaron a generaciones en cada una de sus etapas. Fue muy importante la de principios de los ‘80, con discos cargados de temas que hoy son clásicos. Aquella segunda experiencia, con Miguel Abuelo, Cachorro López, Andrés Calamaro, Daniel Melingo, Gustavo Bazterrica y Polo Corbella, dejó una marca muy fuerte en el rock argentino.

La poesía del recordado Miguel Abuelo se mantiene intacta. Pasaron muchos años para que tres de sus miembros originales se junten en un estudio y vuelvan a grabar uno de sus clásicos más recordados: “Himno de mi corazón”.

La magia está intacta, el himno vuelve a cobrar vida en la voz de Andrés Calamaro, en el bajo de Cachorro López, en el clarinete de Daniel Melingo, y en los coros de los tres. Además, participaron Luis Cardozo, en guitarras, y Zoe Gotusso con Diego Mema en coros.

Este es el primer adelanto de un álbum que, con producción de Cachorro, verá la luz en los primeros meses de 2024, y que también contará con la participación de Gustavo Bazterrica, el guitarrista de la formación original.

La exitosa carrera de Los Abuelos de la Nada

La primera experiencia del grupo fue en 1967, cuando Miguel Abuelo, Pappo, Eduardo “Mayoneso” Fanacoa, Claudio Gabis, Miguel “Miky” Lara, Alberto “Abuelo” Lara y Héctor Pomo Lorenzo se juntaron para experimentar entre el beat y el rock psicodélico. Pappo también formaría parte de Los Abuelos de la Nada por aquellos primeros años.

Luego de varios años, el grupo se rearmó a principios de los ‘80 con Miguel Abuelo, Daniel Melingo, Polo Corbella, Andrés Calamaro, Gustavo Bazterrica y Cachorro López. En esta etapa, Los Abuelos se acercaron a un estilo más moderno, alegre, y con un marcado sentido pop.

Costumbres Argentinas”, “Himno de mi Corazón”, “Lunes por la madrugada”, “Mil horas”, “Sin gamulán”, “Cosas mías”, “Tristeza de la ciudad” y “Chalamán”, entre otras canciones, se convirtieron en clásicos.

Luego de una separación, en junio de 1986, Miguel Abuelo se juntó con Juan del Barrio, que había formado parte de la anterior formación, el guitarrista Kubero Díaz y el bajista Marcelo “Chocolate” Fogo y Polo Corbella. Con esta formación grabaron el disco Cosas mías.

El 26 de marzo de 1988, Miguel Abuelo murió en la Clínica Independencia de Munro, a los 42 años. Su hijo, Gato Azul siguió con el legado de la banda.

Fuente: LA VIOLA