Gobierno y empresarios acordaron «construir juntos» una política industrial para Santa Fe

El gobernador de la provincia, Maximiliano Pullaro, recibió al Consejo de Presidencia de Fisfe para analizar la situación del sector manufacturero después de las medidas anunciadas por el gobierno nacional.

El Gobernador analizó con representantes de Fisfe los alcances del DNU del Gobierno nacional y avanzaron en una agenda de trabajo conjunta. Crédito: Gobierno de Santa Fe

El gobernador de la provincia, Maximiliano Pullaro, recibió este viernes en Casa de Gobierno a industriales santafesinos, con quienes analizó la situación del sector manufacturero provincial después de las medidas anunciadas por el gobierno nacional, y escuchó de parte de éstos planteos sobre algunos temas que les preocupan, como las retenciones, el impacto de la devaluación y la aplicación del impuesto país en las compras al exterior, y coincidieron en trabajar juntos para que la provincia lidere el proceso de crecimiento productivo nacional.

«Trabajamos algunos puntos que le preocupan a la industria a nivel provincial, pero también aprovechamos para hacerlo con una agenda propia que impulsaremos los próximos meses. La verdad es que los puntos que nos preocupan son los mismos que ya habíamos enunciado y con los que Santa Fe claramente no está de acuerdo, como el de la promoción industrial. De hecho, nosotros vamos a continuar con el régimen que está vigente; es más, en el día de ayer el ministro de Desarrollo Productivo firmó promociones industriales para más industrias de la provincia, como un mensaje político de que nosotros vamos a defender a la producción, vamos a defender a la industria, vamos a defender al campo, vamos a defender a las economías regionales y vamos a ir a intentar que las medidas que entendemos que no están bien vuelvan para atrás», expresó el gobernador Pullaro.

«Fue una reunión muy productiva donde tocamos los temas de coyuntura que nos preocupan y los problemas que estamos teniendo con algunas situaciones derivadas de la situación nacional, fundamentalmente con el tema importaciones, y también tratamos temas para construir juntos una política industrial para la provincia de Santa Fe para los próximos cuatro años y y cómo trabajar en conjunto para delinear políticas de Estado que propendan al desarrollo de nuestras regiones», dijo el presidente de la Federación Industrial de Santa Fe, Javier Martín.

Del encuentro participaron integrantes del consejo de presidencia de Fisfe, el presidente de la UISF, Alejandro Taborda; los ministros de Desarrollo Productivo, Gustavo Puccini y de Economía, Pablo Olivares, la secretaria de Comercio Exterior, Georgina Losada, y el de Desarrollo Industrial, Guillermo Beccani, entre otros funcionarios provinciales.Javier Martín,  presidente de la Federación Industrial de Santa Fe. Crédito: Mauricio Garín

Javier Martín, presidente de la Federación Industrial de Santa Fe. Crédito: Mauricio Garín


«Nosotros entendemos que hay muchos reclamos que venía haciendo la industria y el campo que consideramos correctas y están incluidos en el DNU, que a nuestro criterio se emitió en forma incorrecta e inconsulta, como que no se pueda bloquear una empresa, como en este momento está sucediendo con Sancor; es correcto que no se pueda bloquear un puerto, como se ha bloqueado 45 días un puerto de la provincia, porque eso afecta al sistema productivo; es correcto que haya incentivos a la producción; que se piense en una reforma laboral; o que haya servicios esenciales, pero también hay muchos aspectos que nos preocupan y que hubiésemos esperado su inclusión en esta reforma liberal, como una baja significativa de impuestos o de retenciones fundamentalmente para el campo para la industria. Pero hoy en lugar de eso estamos viendo preocupación en las economía de la provincia, tienen incertidumbre. Nosotros vamos a defender a la producción, a la industria, al campo, a las economías regionales, y vamos a intentar que las medidas que entendemos que no están bien, puedan volver atrás», expresó el gobernador.

«Entendemos que existe una legitimación popular muy importante tanto a nivel nacional como provincial para impulsar cambios pero consideramos que deben ser consensuados y discutidos antes de ser instrumentados de tal manera que sean sustentables, por lo tanto preferiríamos que en lugar de un DNU se instrumenten a través de alguna alternativa como una ley espejo que habilita la discusión de cada una de las normas en el Congreso Nacional porque hay puntos en los que existe consenso para avanzar y existen otros en donde es necesaria una discusión más profunda para entender los motivos de los cambios y los cambios propuestos», dijo Martin.

Entre los puntos que los industriales consideran positivos de las reformas propuestas por el gobierno nacional destacan la digitalización de trámites, la eliminación de regulaciones que burocratizan los procesos productivos y entre los que consideran que deben ser discutidos están la privatización del Banco Nacional Argentina y la eliminación de los regímenes de promoción industrial, tema que están dispuestos a discutir porque «hay algunos beneficiosos y otros no tanto como el del sur» y una reforma laboral «porque hay 21 millones de personas que están en condiciones trabajar, 6 millones lo hacen en el sector privado, 4 en el sector público, 4 son monotributistas y 7 millones de personas están en la nada; evidentemente lo que esta no sirve y hay que trabajar en una reforma», además de un conjunto de iniciativas «que no van a favorecer a la industria nacional como la apertura indiscriminada de importaciones ante la cual no toda la industria nacional puede competir», dijeron Taborda y Martín.Alejandro Taborda, presidente de la Unión Industrial de Santa Fe. Crédito: Mauricio Garín

Alejandro Taborda, presidente de la Unión Industrial de Santa Fe. Crédito: Mauricio Garín


«La industria nacional es competitiva, pero tenemos asimetrías muy importantes en términos de logística, de legislación, de presión tributaria, que hacen que toda la competitividad que uno pueda tener puertas adentro se vea deteriorada puertas afuera de la planta. Ningún país del mundo abre su mercado interno de manera automática, todos aplican algún tipo de administración o regulación del comercio exterior para proteger el mercado interno y para proteger industrias estratégicas con herramientas que son reconocidas por la OMC. Creo que ese es el modelo que tenemos que seguir», expresó el presidente de Fisfe.

«Queremos destacar la vocación por la producción que manifestó el gobernador y sus ministros, es realmente reconfortante que Santa Fe se ponga la cabeza de la defensa de la producción y que tenga claro que el principal ingreso para el Estado es la producción, ya sea el comercio, la construcción o la industria. Por lo tanto tomar medidas, para que la producción se ajuste y no genere lo que sabe hacer que es valor agregado y exportaciones nos parece que es morderse la cola», manifesto por su parte el presidente de la Unión Industrial de Santa Fe, Alejandro Taborda.

Finalmente, los industriales advirtieron en la reunión que si se hace un ajuste muy profundo del mercado interno, lo va a afectar; con las consecuencias que eso tiene en el consumo. Y le expresaron la preocupación que existe en las empresas por la deuda por importaciones que tienen las pymes de Santa Fe es de alrededor de 300 millones de dólares, un 10 por ciento del total de la deuda nacional, pero que les ha complicado los procesos productivos a las empresas que termina impactando en el empleo. «Creemos que es un tema en el cual Santa Fe se tiene que poner a la cabeza porque es generadora de recursos que después son retaceados por el gobierno nacional, sea cual sea el el color político que nos impide a los propios santafesinos sostener nuestra actividad industrial con normalidad», dijo Taborda.

Fuente: EL LITORAL.