Japón intenta alcanzar la Luna con su módulo Moon Sniper: cómo verlo y qué lo hace único

La agencia aeroespacial japonesa buscará llegar al satélite después de misiones fallidas; el diseño está hecho para un alunizaje con una precisión nunca antes vista

Un cohete H-IIA que transporta una pequeña sonda de superficie lunar y otros objetos despega del Centro Espacial Tanegashima en la isla Tanegashima, prefectura de Kagoshima, el 7 de septiembre de 2023STR – JIJI Press

TOKIO.- El módulo Moon Sniper de Japón iniciará en su medianoche del viernes para el sábado el descenso hacia la Luna que, de resultar exitoso, situaría al país asiático en el selecto grupo de países en conseguir un alunizaje controlado en el satélite, aunque con una precisión nunca antes vista.

Con su misión Smart Lander for Investigating Moon (SLIM), Japón quiere ser la quinta nación en lograr un alunizaje exitoso después de Estados Unidos, la Unión Soviética, China e India.

Pero el módulo de alunizaje japonés, con una sonda rodante desarrollada por una empresa de juguetes, fue diseñado para hacerlo con una precisión sin precedentes.

El módulo es una nave espacial liviana del tamaño de un vehículo de pasajeros, que utiliza tecnología de “aterrizaje preciso” que promete un control mucho mayor que cualquier alunizaje anterior. Mientras que la mayoría de las sondas anteriores han utilizado zonas de aterrizaje de unos 10 kilómetros de ancho, SLIM apunta a un objetivo de sólo 100 metros.

El descenso de esta nave, apodada Moon Sniper (francotirador lunar, en español) por la Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial (conocida como JAXA), debe comenzar en la medianoche del viernes al sábado en Japón (al mediodía del viernes en la Argentina). Si todo se desarrolla según lo planeado, el alunizaje debería ocurrir 20 minutos después.

JAXA realizará una transmisión en vivo del aterrizaje a través de su cuenta de YouTube, mientras que los fanáticos del espacio se reunirán para ver el momento histórico en una pantalla grande en el campus de Sagamihara de la agencia al suroeste de Tokio.

El Moon Sniper, equipado con una plataforma para amortiguar el impacto, pretende alunizar cerca del cráter Shioli, cerca de una región cubierta de roca volcánica.

El módulo, fue lanzado en un cohete Mitsubishi H2A en septiembre. Inicialmente orbitó la Tierra y entró en la órbita lunar el día de Navidad. SLIM lleva dos pequeñas sondas autónomas, los “vehículos de excursión lunar” LEV-1 y LEV-2, que se lanzarán justo antes del alunizaje.

LEV-1, equipado con una antena y una cámara, tiene la tarea de grabar el aterrizaje de SLIM. LEV-2, es un rover con forma de bola equipado con dos cámaras, desarrollado por JAXA junto con Sony, el fabricante de juguetes Tomy y la Universidad de Doshisha.

La misión

El principal objetivo de la misión es probar nueva tecnología que permitiría a la misión lunar descender “donde queremos, en lugar de donde es fácil aterrizar”, dijo JAXA.

Como hizo India por primera vez en agosto con su programa espacial de bajo costo, la misión japonesa tiene como objetivo el polo sur de la Luna, muy poco explorado. Después del alunizaje, la nave espacial buscará pistas sobre el origen de la Luna, incluido el análisis de minerales con una cámara especial.

El módulo intentará colocarse en un cráter, desde donde creen que podrán acceder al manto de la Luna, la capa interior bajo su corteza.

“Las rocas expuestas aquí son cruciales en la investigación sobre el origen de la Luna y la Tierra”, explicó Tomokatsu Morota, profesor de la Universidad de Tokio especializado en exploración lunar y planetaria.

La precisión de la nave será crucial en su intento de alunizar en ese terreno rocoso e irregular, que examinará con una cámara, señaló Morota.

Esta fotografía tomada en 2022 muestra el robot transformable de superficie lunar "SORA-Q" instalado en el módulo lunar de la empresa privada para la misión SLIM
Esta fotografía tomada en 2022 muestra el robot transformable de superficie lunar «SORA-Q» instalado en el módulo lunar de la empresa privada para la misión SLIMHANDOUT – JAPAN AEROSPACE EXPLORATION AGEN

La misión también quiere aportar luz al misterio sobre la posible presencia de agua en el satélite, un factor clave para la eventual construcción de bases lunares. “La posibilidad de la comercialización lunar depende de si hay agua en los polos”, agregó el especialista.

Japón espera que un éxito ayude a recuperar la confianza en su tecnología espacial después de varios fracasos. Una nave espacial diseñada por una empresa japonesa aparentemente se estrelló durante un intento de alunizaje en abril, y un nuevo cohete insignia fracasó en su lanzamiento debut en marzo.

JAXA tiene un historial de aterrizajes difíciles. Su nave espacial no tripulada Hayabusa2, lanzada en 2014, aterrizó dos veces en el asteroide Ryugu de 900 metros de largo, recogiendo muestras que fueron devueltas a la Tierra.

Un alunizaje seguro del Moon Sniper sería “algo muy importante”, dijo Emily Brunsden, profesora de astrofísica y directora del Astrocampus de la Universidad de York. “La precisión de ‘francotirador’ del aterrizaje es un enorme salto tecnológico que permitirá diseñar misiones para abordar cuestiones de investigación mucho más específicas”, explicó.

Pero la misión es “excepcionalmente compleja a nivel tecnológico”, advirtió Brunsden. “Normalmente solo hay una oportunidad de hacerlo bien, con lo que el mínimo error puede provocar el fracaso”.

Más de 50 años después de que el ser humano llegara a la Luna, muchos países y empresas privadas intentan imitar la gesta. Pero muchos terminan con naves estrelladas sobre el satélite, fallos de comunicación u otros problemas técnicos.

Este mes, un módulo de alunizaje privado estadounidense tuvo que regresar a la Tierra por una fuga de combustible y la NASA pospuso los planes para enviar misiones tripuladas a la Luna de su programa Artemis.

Rusia, China, Corea del Sur o Emiratos Árabes Unidos, entre otros, también intentan alcanzar el satélite terrestre.

Agencias AP y AFP

Fuente: LA NACION