¿Por qué Uber es legal en la provincia de Mendoza y no en Santa Fe?

En 2018, se convirtió en la primera provincia en reglamentar su actividad. Aseguran que el servicio mejoró para los usuarios y que hay armonía con taxis y remises.

Como había anticipado la compañía semanas atrás, Uber comenzó a funcionar en Santa Fe y ya ofrece trasladar a personas en esta ciudad capital. De la misma forma que en la gran mayoría de la ciudades del país y del mundo, su aterrizaje estuvo rodeado de polémica y la disputa acerca de su legalidad o no continúa en discusión.

“Dentro de la ley todo, fuera de la ley nada”, dijo Alejandro Haedo, titular del Sindicato de Remiseros. Le siguió Francisco Aiello, titular de la Sociedad Radio Taxi: “No hay más que dos subsistemas de transporte a través de automóvil (taxis y remises). En esa misma, el secretario de Transporte, Lucas Crivelli definio: “Uber está por fuera del marco legal”.

Los referentes de la actividad en esta ciudad fueron más allá y hasta le pusieron un freno a la posibilidad de “abrir un debate” y ampliar la discusión en lo que podría ser una audiencia pública; algo que no ocurrió a nivel provincial, ni tampoco en las ciudades santafesinas (a pesar de algunos intentos en Rosario).

Quien decidió abrir el debate y en gran medida se anticipó a que el conflicto explotara fue Mendoza, primera provincia en sancionar una norma que regule la actividad en Uber.

La plataforma comenzó a operar allí el 25 de octubre de 2018, luego de que la legislatura de dicha provincia modificara la ley de movilidad que regula el transporte de personas.

El gobierno mendocino reglamentó la norma e incorporó la figura de “Servicios de plataformas electrónicas”. A dos años de su puesta en marcha, autoridades concluyen en que los usuarios del de transporte en Mendoza cuentan hoy con un mejor servicio.

Luis Borrego, director de transporte de Mendoza, destacó que el objetivo fue “darle alguna reglamentación a Uber para que no estuviera, como estaba sucediendo en otras ciudades, trabajando de forma ilegal”.

Según dijo, la ley contó con el “acuerdo” para que Uber pueda “trabajar armónicamente con el resto de los servicios de transporte”. Y argumentó: “Era muy demandado por los usuarios, es un nuevo servicio que mejora la manera de moverse de los usuarios; fin principal por lo que se buscó darle un marco regulatorio”.

A pesar de ello, hubo quienes se opusieron y fueron a la Justicia. En mayo del año pasado, la justicia rechazó una acción de amparo presentada por la Asociación de Propietarios de Taxi de Mendoza y le dio la derecha a la plataforma: “Ratificó que tanto Uber como otras empresas denominadas Empresas de Redes de Transporte dentro de la Ley de Movilidad de la provincia, “ no puede ser igualada a la del taxi o remís”.

Marco regulatorio en Mendoza

Según comentó Borrego, lo coches de Uber no forman parte del transporte público: “Se le dio un estatus diferente, no es una competencia directa de los servicios de taxis”.

Destacó que “pagan impuestos igual que el resto” y que no cuentan con los beneficios que tienen taxis y remises, como por ejemplo reducciones en su tasa impositiva.

El funcionario contó que Uber en Mendoza “tiene que cumplir con los mismos reglamentos que el resto. Sus choferes tienen que tener licencia profesional, tienen que cumplir con las revisiones técnicas”.

Precisó que “la antigüedad de los vehículos es de hasta cinco años, cuando en otros (como taxis y remises) es de ocho a 10 años”. Además, indicó que “la plataforma electrónica tiene que tributar el 1 por ciento de su facturación al estado y ese fondo se usa para fomentar los servicios de transporte”.

Explicó que los los vehículos se van incorporando de forma paulatina, con una vigilancia del gobierno. “En la actualidad tenemos aproximadamente unos mil vehículos cumpliendo con estos servicios”, señaló Borrego.

Para el director de transporte de Mendoza, la armonía que existe entre los actores que brindan el servicio está marcado por las “obligaciones que tienen que cumplir (Uber). Son similares al resto y ninguno se ha visto o ha tomado este nuevo servicio como una competencia desleal. En algunos casos son similares y en otros son más exigentes que taxis y remises”.

Con relación a los controles, Borrego explicó que “es de jurisdicción provincial”, algo que no ocurre en Santa Fe por ejemplo, donde estos servicios urbanos son regulados por los municipios. “Existe un Ente de la Movilidad, que tiene jurisdicción provincial, que es el encargado de hacer el control sobre todos los servicios de transporte. El Ente hace un control especial sobre los servicios de plataformas electrónicas. Hacen los mismos controles que hacen con el resto de los servicios”.

Fallo a favor de Uber

En mayo del año pasado, la justicia mendocina resolvió que la actividad de Uber y otras empresas denominadas como Empresas de Redes de Transporte (ERT) dentro de la Ley de Movilidad de la provincia, “no puede ser igualada a la del taxi o remís”.

En su sentencia, el Juzgado destacó los beneficios de la competencia que generan Uber y las ERT a los usuarios del servicio.

En particular, señaló que “ayuda a mejorar el servicio para aquellas personas que consumen el mismo, toda vez que cada uno de los prestatarios debe tratar de mejorar aquello que ofrecen para poder así ‘ser elegidos’ por los clientes/consumidores. Siempre ha sido así. De lo contrario, se viviría siempre en un monopolio respecto de lo cual los prestadores de servicio se ‘relajan’ y puede no interesarles mejorar el servicio que prestan en tanto son los ‘únicos’ en el mercado que lo ofrecen”.

El fallo de la justicia de Mendoza es una nueva confirmación judicial para Uber, que se suma a las sentencias de la Corte Suprema de Justicia de la Nación y la justicia porteña.

Fuente: UNO Santa fe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *