La Argentina se abstuvo en la OEA ante una declaración que exige elecciones libres en Venezuela

El documento que no acompañó el Gobierno incluye el reclamo por la violación de Derechos Humanos en ese país y el aval a Juan Guaidó como presidente.

La delegación argentina ante la Organización de Estados Americanos (OEA) se abstuvo en la votación de una declaración de ese organismo que reclamó elecciones libres en el país caribeño. El documento también condena la violación de Derechos Humanos por parte del régimen de Nicolás Maduro y avala a Juan Guaidó como mandatario constitucional.

La delcaración fue aprobada por 21 votos a favor, cuatro en contra y nueve abstenciones por parte de Argentina, Barbados, Belice, Granada, Guyana, México, San Cristóbal, Surinam y Trinidad y Tobago, con lo que volvió a mostrarse en disidencia con la mayoría de los países del organismo.

La declaración de la OEA condena “las acciones del régimen ilegítimo de Nicolás Maduro que socavan el sistema democrático y la separación de poderes”, y señala una “usurpación de las funciones constitucionales de la Asamblea Nacional de legislar en materia electoral”.

El documento insta a que se convoquen “lo más pronto posible elecciones presidenciales libres, justas, transparentes y legítimas que conduzcan al nombramiento de un gobierno elegido democráticamente y de acuerdo a la voluntad del pueblo venezolano”.

Además, la declaración pide “protección de los miembros de la Asamblea Nacional legítima”, con lo que reconoce la elección de Juan Guaidó como presidente interino.

“El reconocimiento de las elecciones a la Asamblea Nacional de Venezuela dependerá del establecimiento de las condiciones necesarias de libertad, justicia, imparcialidad y transparencia, garantizando la participación de todos los actores políticos y de la ciudadanía”, señala entre otros puntos.

El canciller Felipe Solá había adelantado la posición argentina el pasado martes al hablar ante el plenario de la OEA, donde remarcó en primer término que el Gobierno apoyó el informe de la Alta Comisionada de Derechos Humanos de Naciones Unidas, Michelle Bachelet, que denunció violaciones a los derechos humanos por parte del régimen de Maduro.

En este sentido, reiteró que “la Argentina va a denunciar la violación de todos los derechos humanos donde sea y sin distinciones”, al tiempo que cuestionó la “imposición de bloqueos económicos” a la nación caribeña porque “terminan perjudicando a los pueblos y a los más pobres”.

El chispazo con Alicia Castro

La postura oficial esgrimida por Felipe Solá con el apoyo al informe Bachelet sobre la violación de los derechos humanos en Venezuela provocó días atrás la inmediata reacción del ala más dura del kirchnerismo, y entre las críticas más fuertes se destacó la de Alicia Castro, exembajadora en el país caribeño.

A través de una carta, en la que le agradeció especialmente a la vicepresidenta Cristina Kirchner por haberla seleccionada para el cargo de embajadora al que finalmente renunció antes de asumir, Castro confirmó que abandonaba el Gobierno. “Hoy quiero presentar mi renuncia como embajadora, porque no estoy de acuerdo con la actual política de Relaciones Exteriores”, sentenció.

El apoyo de la Casa Rosada al informe de Bachelet molestó a Castro. “El voto de la Argentina acompañando la Resolución del Grupo de Lima constituye un dramático giro en nuestra política exterior y no difiere en absoluto de lo que hubiera votado el gobierno de Macri”, afirmó.

Otro que alzó su voz fue Carlos Raimundi, representante argentino ante la Organización de Estados Americanos (OEA), quien también rechazó el trabajo de la ONU sobre represión ilegal en el país que conduce Nicolás Maduro.

Fuente TN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *