Jubilaciones: qué cambia y cómo serán los aumentos de la nueva movilidad que el Gobierno busca aplicar desde 2021

Qué cambia y cómo impacta en los haberes la nueva fórmula que el Poder Ejecutivo quiere aplicar para 2021. La oposición ya se pronunció sobre la iniciativa.

En las horas previas a la llegada de una nueva misión del Fondo Monetario Internacional (FMI) para negociar un nuevo programa, el Gobierno terminó de definir la nueva fórmula que se aplicará desde el año próximo para el aumento de los haberes de los jubilados y pensionados.

La intención oficial es que el proyecto sea tratado por el Congreso en las próximas semanas y que a más tardar se apruebe en diciembre para poder poner en marcha la nueva movilidad jubilatoria con el inicio de 2021. No obstante, la iniciativa ya generó el rechazo por parte de la principal bancada opositora, Juntos por el Cambio.

La nueva ecuación, elaborada en forma conjunta por el Ministerio de Economía, el Ministerio de Trabajo y la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSeS), apunta a volver al sistema de actualización jubilatoria creado en el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner y que fue modificado en 2017 por el gobierno de Mauricio Macri.

La gestión de Juntos por el Cambio había dejado de lado la actualización de los haberes jubilatorios por salarios y recaudación y optó por aumentos atados a una fórmula mixta, con ponderación de 70% en la inflación (IPC nacional) y en 30% el índice de RIPTE (que representa la remuneración promedio sujeta a aportes al Sistema Integrado Previsional Argentino).

Ese régimen estuvo vigente desde 2018 y hasta el ingreso del gobierno de Alberto Fernández, en diciembre del año pasado. Con los índices de precios por encima del 50% anual, el actual Ejecutivo prefirió una actualización de las jubilaciones y pensiones por decreto mientras trabajaba en una nueva fórmula de “mayor sostenibilidad”.

El nuevo proyecto apunta a la nueva movilidad jubilatoria dejará de lado la inflación para actualizar por salarios y recaudación, con una ponderación del 50% cada uno, como lo hacia hasta 2015.

El oficialismo afirma que con la nueva fórmula busca replicar el esquema que fue sancionado en 2008 y que “resultó en una mejora sostenida en el poder adquisitivo de los jubilados hasta 2015”, aunque sin incrementar el déficit previsional.

“Esta nueva fórmula no es un capricho sino que está basada en una hoja de ruta que trazamos pensando en el futuro donde creemos que los salarios y la recaudación van a crecer, y, entonces, eso va a hacer que la Argentina crezca y, de este modo, se va a poder repartir esa riqueza con los jubilados y las jubiladas”, señaló este martes el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero.

La fórmula que se propone y que deberá comenzar a regir en 2021, a diferencia de la sancionada en 2017, generará un incremento del poder adquisitivo de los haberes; gracias al aumento del salario real y de los recursos de la ANSeS”, remarcaron desde el Ejecutivo.

Además, el nuevo esquema de actualización, que se pondrá a consideración de la Comisión Bicameral Mixta de Movilidad Previsional, apunta a que los incrementos en las jubilaciones y pensiones se hagan de manera semestral y no cada tres meses como se daba durante el macrismo.

Así, los aumentos jubilatorios se darán en marzo y septiembre. El argumento oficial “disminuye la volatilidad y reduce la pérdida de poder adquisitivo ante shocks inflacionarios como los de2018 y 2019”. Hasta el año pasado, la actualización se producía en marzo, junio, septiembre y diciembre.

Los aumentos para 2021

Si se convierte en ley, con la nueva fórmula de movilidad jubilatoria que propone el oficialismo, los jubilados y pensionados tendrán dos ajustes de haberes.Según informó la ANSeS, con el nuevo cálculo los jubilaciones se incrementarán 32,2% en todo 2021: 11,9% en marzo y 18,2% en septiembre.

De acuerdo con el organismo a cargo de Fernanda Raverta, el incremento anual para los jubilados con la nueva fórmula estará por encima de alza estipulada por el cálculo del gobierno de Macri, que arrojaría una suba anual de 30,9%.

Desde la ANSeS remarcaron, además, que la fórmula de la administración Macri hizo que los jubilados y pensionados perdieran casi 20% de su capacidad de compra contra la inflación.

En esa línea, enfatizaron que el nuevo cálculo apunta a “recuperar la misma evolución de los haberes que alcanzaron los jubilados en los 9 años entre 2009 y 2017, cuando aumentaron el poder de compra un 26%.

La oposición, en contra del proyecto

El plan oficial para el futuro de los aumentos jubilatorios ya cosechó críticas de Juntos por el Cambio, principal bancada opositora. El presidente del interbloque del espacio, Mario Negri, anticipó el rechazo de ese espacio a la nueva fórmula de actualización de los haberes previsionales por considerar que “ajusta a los jubilados”. 

“Tiraron toneladas de piedras cuando Cambiemos incorporó la inflación al cálculo de la movilidad jubilatoria”, se quejó Negri con una publicación en Twitter y agregó: “Como era favorable a los jubilados, suspendieron la fórmula en diciembre”.

El dirigente opositor completó: “Ahora directamente sacan a la inflación y ponen la recaudación. ¡Ajustan con los jubilados!”.  

 Por su parte, Luis Petri, diputado nacional por la Unión Cívica Radical (UCR) consideró que los jubilados con esta decisión “van a recibir un ajuste brutal de sus haberes”.   “

“No contemplarán la inflación y se actualizará cada seis meses, pero sin un Congreso tomado, sin piedras, ni plazas destruido. Lo de diciembre del 17 fue armado por el peronismo”, cargó Petri en alusión a lo que ocurrió el 17 de diciembre de 2017, cuando se vivió una jornada de tensión en la ciudad de Buenos Aires con manifestaciones que rodearon el Congreso en contra de la reforma previsional que impulsó la gestión de Mauricio Macri.

En diciembre de 2017, la Ciudad gastó alrededor de $23 millones para arreglarla después del debate por la reforma jubilatoria.
En diciembre de 2017, la Ciudad gastó alrededor de $23 millones para arreglarla después del debate por la reforma jubilatoria.

Ese día, los manifestantes derribaron unas vallas y tiraron piedras y botellas contra el cordón policial, pero una vez que la sesión estaba en marcha, los incidentes se agudizaron: hubo 88 policías heridos y 60 manifestantes detenidos.   Según el parte oficial de la Policía de la Ciudad, en total 162 pacientes debieron recibir atención médica, tras la jornada de violencia en las afueras del Congreso y la 9 de Julio.

Fuente: TN.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *