Presupuesto 2021: uno por uno los nuevos impuestos que regirán el año próximo luego de que se transforme en ley

El proyecto que envió el Gobierno sufrió cambios en su paso por Diputados, que incluyen alícuotas para engrosar la recaudación y apuntalar determinados programas . El Senado tratará este jueves el proyecto oficial y se descuenta que se convertirá en ley.

El Senado tratará este jueves el proyecto de Presupuesto 2021, que ya cuenta con media sanción de la Cámara baja, y se descuenta que se convertirá en ley en esa sesión especial que fue convocada por la vicepresidente Cristina Fernández de Kirchner. Además de proyectar un déficit fiscal de 4,5%, una inflación de 32 y un dólar a $102 para fin de año, la iniciativa suma una serie de modificaciones impositivas, que suman unos $13.200 millones extra para el total de los recursos nacionales.

El monto equivale a apenas 0,04% del PBI proyectado para el año próximo, según estimaciones de la Oficina de Presupuesto del Congreso (OPC), pero generó polémica por el tratamiento diferencial para algunas empresas del Estado y sobre todo porque suman más impuestos a una Argentina “asfixiada” de tributos y necesitada de una reforma en favor de la inversión y el empleo, remarcan expertos tributaristas.

En su paso por el Congreso hasta llegar a la Cámara alta, el proyecto original tuvo una serie de modificaciones, entre las que figuran la suba de alícuotas de gravámenes que no estaban incluidos en el texto enviado por el ministro de Economía, Martín Guzmán, el 15 de septiembre pasado. Los cambios introducidos adicionan ingresos para 2021 por $3566,9 millones en concepto de no recursos tributarios, es decir que no contarán como ingreso al fisco o para el reparto por coparticipación federal de impuestos.

El resto, $9722,7 millones estimados por la OPC, son lo que se estima generará el incremento de los impuestos internos sobre los productores electrónicos, que implica un alza del 5,5% al 17% para aquellos de origen importado y una tasa de 0,5% para los nacionales, que hoy pagaban cero.

La nueva tasa de impuesto alcanzará desde el 1 de enero de 2021 a computadoras, teléfonos celulares, microondas, cámaras fotográficas y aires acondicionados, entre otros, por lo que seguramente impactará en los precios al consumidor.

Además, se crea una contribución obligatoria de 0,5% sobre las primas de seguro automotor correspondientes a las pólizas contratadas con entidades de seguros sobre todos los vehículos afectados a servicios de transporte de pasajeros de jurisdicción nacional y que tendrá como destino la Comisión Reguladora del Transporte.

También se aplicará una tasa de 3 por mil a las primas de las pólizas, salvo las de vida, para financiar el nuevo Fondo Nacional del Manejo del Fuego. El texto del Presupuesto resalta que esa contribución estará a cargo de las aseguradoras y podrá ser trasladada al cliente final.

El cuadro se completa con la modificación de la base imponible -que aun no especificada- y una suba de la alícuota, de 2% a 5%, en el impuesto a las apuestas online. Aumentará más, hasta 10%, cuando intervenga un individuo o firma residente en algún paraíso fiscal.

La recaudación del tributo al juego se coparticipa con las provincias, pero desde 2021 será modifica. El 95% de lo recaudado por ese concepto seguirá repartiéndose de manera automática con los estados subnacionales, mientras 5% será destinado a la la empresa de telecomunicaciones del Estado (ARSAT).

Se estima que cerca de U$S 2400 millones por año se mueven en los canales de apuestas on line, por lo que se reforzarán los controles para garantizar la recaudación.

Con esas modificaciones en pleno proceso parlamentario, la OPC calculó un incremento de 0,1% de los recursos tributarios del Sector Público Nacional y de 2,4% de los recursos no tributarios del SPN, desde el proyecto original al que votará este jueves el Congreso.

Otras perlas del proyecto

A la suba marginal de esas alícuotas para engrosar los fondos a organismos estatales determinados, el Presupuesto 2021 también determinó una baja a 2,5 por mil de la la alícuota del Impuesto al Cheque para empresas cuyo capital social pertenezca en más de 80% al Estado nacional. Para expertos impositivos eso pone en posición de desventaja a las firmas privadas que seguirán pagando el 12 por mil del gravamen conocido como los créditos y débitos.

También, se exime de todos los impuestos sobre las importaciones que realice la estatal AYSA, “en la medida que la industria nacional no esté en condiciones de proveerlas”. El oficialismo asegura que esos beneficios fueron incluidos para garantizar la ejecución de obras durante el próximo año.

Un camino equivocado

Especialistas tributarios consultados por TN.com.ar lamentaron que una vez más el camino elegido sea el de elevar la presión tributaria en momentos en que se requieren incentivos a la inversión para recuperar el crecimiento y generar empleo. El experto César Litvin, CEO del estudio Lisicki, Litvin & Asoc, planteó que “Argentina tiene hoy casi 170 impuestos” y las modificaciones en el Presupuesto, sumadas al impuesto a las grandes fortunas y la reforma tributaria que el Gobierno prevé llevar a cabo, “van en contrario a lo que se necesita”.

Todo esto desmotiva las inversiones y le da una mayor complejidad al sistema tributario, Hay que ir hacia un círculo virtuoso con una rebaja de impuestos y aumentando el empleo en el mediano plazo”, planteó Litvin.

Coincidió en ese sentido, Ezequiel Passarelli, de SCI consultores, quien tomó como caso las modificaciones a las alícuotas del impuesto a los productos electrónicos. Para el tributarista da cuenta “de la fragilidad que tienen las normas tributarias” en Argentina. “El esquema de impuestos internos tiene una modificación de apenas dos años y medio nomás. Hasta podríamos llegar a alegrarnos que una norma duró más de un año, pero es lamentable”, completó.

Fuente: TN.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *