Faltan anticonceptivos hormonales y de barrera en el centro y norte provincial

Así lo señala un relevamiento realizado por la Red de Profesionales de la Salud por el Derecho a Decidir. Alertan sobre aumentos de embarazos no deseados y de enfermedades de transmisión sexual.

Un relevamiento realizado por la Red de Profesionales de la Salud por el Derecho a Decidir de la regional Santa Fe al que accedió UNO Santa Fe indica que durante el 2020 hubo un aumento de embarazos no deseados y una importante falta de stock de anticonceptivos hormonales y de preservativos. De 19 centros de salud relevados en el centro y norte provincial, el 79 por ciento indicó que no cuentan con algún tipo de anticonceptivo, ya sea inyectables, orales comprimidos o métodos de barrera. En el 58 por ciento de los casos señalaron no tener dos de esos métodos y en el 31 por ciento de los casos no tienen ninguno de los tres.

En general lo que describen que el método más difícil de conseguir es el implante subdérmico que tiene varios meses de retraso en la entrega y muchas veces quienes lo solicitan son inscriptas en una lista de espera y se les ofrece una alternativa en el mientras tanto. Y como hay déficit en el stock de anticonceptivos orales combinados (ACO), inyectables y de preservativos, se les sugiere comprar de manera particular los medicamentos.

En consulta

este lunes en cinco farmacias de la ciudad por precios. Los preservativos cuestan entre 25 y 80 pesos cada uno, dependiendo la marca, y señalan que en 2020 nunca hubo problemas de abastecimiento de este producto. Las pastillas anticonceptivas tienen diferentes costos dependiendo las drogas acorde a la salud de cada persona: van desde los 200 a los 2.500 pesos. Los anillos se consiguen en farmacias de la ciudad por 2.025 pesos y duran entre dos y tres semanas. Los parches están 802 pesos cada pack de tres. Y la inyección anticonceptiva, que no se consigue en todas las farmacias por problemas de importaciones, cuesta 337 pesos cada dosis, que se coloca cada tres meses.

Asimismo se señaló que las faltantes no son constantes, sino que va variando de manera mensual de acuerdo a la llegada de insumos. En 17 de los 19 centros se relata que las entregas de anticonceptivos son menores a las solicitadas, por lo que se agotan en pocos días. Los reclamos se hacen a las farmacias de los hospitales cercanos. En el caso del centro de salud de barrio Pompeya, por ejemplo, se indicó que recibieron en todo 2020 solo cuatro cajas de preservativos, que contienen en total 576 unidades. Significa en promedio la entrega de un preservativo por día para todo ese barrio.

Al ser consultados los profesionales de la salud por las consecuencias frente a esta situación de desabastecimiento de anticonceptivos, en tres de cada diez establecimientos respondieron que notaron un aumento de embarazos no deseados y de solicitudes de interrupciones legales del embarazo. También argumentaron que en algunos de los casos este crecimiento tuvo que ver con mal uso de los anticonceptivos y no por las faltantes. En el centro de salud de Loyola Sur observaron un aumento de embarazos planificados durante la pandemia. Solo en los centros de salud de Reconquista y San Justo indicaron obtener insumos hormonales a través del programa Remediar, aunque el último apuntó no tener preservativos.

Desde la Red relataron a este medio: “En junio y julio participamos de las reuniones como organización integrante, con la Dirección del programa de salud sexual de Provincia. Allí planteamos que faltaban inyectables y preservativos, y respondieron que son productos importados. En septiembre nos reunimos con Valeria Isla, directora del programa de Salud Sexual de Nación, que nos dijo lo mismo. Por momentos se reparte stock pero es muy poco, no alcanza para cubrir la demanda que tienen los centros de salud”.

La Red de Profesionales de la Salud por el Derecho a Decidir, está integrada por más de mil profesionales de la salud de todas las provincias del país. Surgió el 28 de mayo de 2015 para acompañar a todas las personas que deciden realizar una ILE a lo largo y ancho el país.

Desde julio

Cabe destacar que el Centro Interdisciplinario de Prevención de Enfermedades de Transmisión Sexual y Sida (Cipress) denuncia desde julio que no hay preservativos en centros de salud ni en hospitales de la ciudad. Gerardo Perafan, a cargo del Programa, explicó en varias ocasiones que desde Nación llega un 15 por ciento de los preservativos de los que deberían. “No llegaron los preservativos de Nación y la provincia salió a comprar para normalizar la entrega”.

Por esta situación hubo tres pedidos de informes al Ministerio de Salud de la provincia y ninguno recibió respuesta. El primero fue de la diputada nacional Gisela Scaglia que hizo un pedido de informe al Poder Ejecutivo de la Nación, para que a través del Ministerio de Salud de Nación y en particular de la Dirección de Sida, Enfermedades de transmisión sexual, hepatitis y tuberculosis y los órganos competentes en prevención de VIH. Al mismo tiempo, desde la Cámara de Diputados de la provincia, con la firma de cuatro legisladores, se declaró “la preocupación por la falta de insumos para la realización de test rápidos de VIH y el racionamiento de la medicación para los pacientes positivos, como la falta de anticonceptivos de barrera para su distribución gratuita en hospitales y centros de salud públicos” en la última semana de julio. Y en septiembre el Concejo Municipal aprobó un proyecto de comunicación de la concejala Laura Mondino (Frente Progresista Cívico y Social) en el que se solicita al Ejecutivo que gestione información ante el Ministerio de Salud de la provincia sobre el Programa Provincial de VIH, Sífilis, Hepatitis y Tuberculosis.

Fuente: UNO Santa fe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *