Ganancias de tres cifras: cuáles son las inversiones estrella y los peores negocios de este año

Acciones y criptomonedas, los dos instrumentos que más aumentaron en lo que va del año; los plazos fijo quedaron rezagados frente a la suba de precios

¿Criptomonedas, acciones, dólar o plazo fijo? A poco más de un mes de terminar el año, ya hay algunas inversiones que se vislumbran como las ganadoras de este 2021. En muchos casos, las ganancias son de tres cifras. Incluso, hay un activo que está cerca de alcanzar una suba acumulada mayor al 600%.

Supongamos que en enero de este año un inversor destinó $100.000 de sus ahorros a la compra de bitcoins, cuando valía US$29.388. Con un dólar “crypto” a $170, pudo comprar 0,02 bitcoins (US$588). Hoy, luego de haber transitado un año con varias fluctuaciones, la reina de las criptomonedas vuelve a marcar nuevos récords en dólares y se vende a US$68.070 por unidad. Es decir, creció un 133,5% en dólares en lo que va del año. Ese mismo inversor tiene en su cartera US$1361 o, con un dólar venta a $201, $273.561.

Sin embargo, este año la criptomoneda estrella fue Ethereum, la cual creció un 550,7% en dólares en lo que va del año. En enero se conseguía una unidad por US$730,99, mientras que en la actualidad se comercializa a US$4822. Si ese mismo inversor hubiese destinado $100.000 a este activo (teniendo en cuenta las mismas cotizaciones en dólares), hoy tendría US$3867,24 o $777.315,24.

Ahora, comparemos los escenarios si el inversor de los $100.000 se inclinaba por las acciones. Según información que brindó IOL Invertironline a LA NACION, de haber invertido en Microsoft a través de Certificados de Depósitos Argentinos (Cedears) el ahorrista hubiese más que duplicado su dinero (140%) y hoy tendría $240.000. Si la acción elegida era Google, la ganancia sería de 157% ($257.000). Con Apple, un 68,7% ($168.700).

“Esta situación no solo se presenta en acciones de gran capitalización como las mencionadas, sino que también ocurrió en el mercado local: de las 22 acciones que componen el panel líder del índice Merval únicamente cinco tuvieron, en lo que va del año, rendimientos por debajo de una inversión en plazo fijo y solo 1 se encontró en terreno negativo”, destacó Maximiliano Donzelli, jefe de research en IOL invertironline.

Algunos ejemplos. Ternium creció un 197,3% en lo que va del año (el inversor hoy acumularía un $297.300), Sociedad Comercial del Plata un 150,8% ($250.800), Central Puerto un 150,1% ($250.100), Edenor un 146,5% ($246.600), Mirgor un 145,1% ($245.100) y Transportadora de Gas del Norte un 143,7% ($243.700).

En contraste, las inversiones preferidas de los argentinos vienen performando negativamente desde que arrancó el año. La tasa de interés de un plazo fijo tradicional se encuentra en torno del 3% mensual desde principio de 2021, posicionándose por encima de la inflación únicamente en agosto (2,5%). Si ese mismo inversor hubiese destinado su dinero a este instrumento once meses atrás, los rendimientos obtenidos rondarían el 34%. En otras palabras, ahora tendría $134.000 en su cuenta.

“Esto a simple vista no parece una mala inversión. Sin embargo, hasta fines de septiembre la inflación acumuló en total un 37%. Es decir, aun teniendo un rendimiento positivo estos instrumentos no logran mantener el poder adquisitivo del inversor”, comparó Maximiliano Donzelli, jefe de research en IOL invertironline.

Quienes apostaron por el dólar no les fue mucho mejor. Si se tiene en cuenta el mismo período, el dólar MEP medido a través de bonos AL30 acumuló una suba de 30,9%. Los $100.000 de enero se hubiesen transformado en $130.900 en la actualidad. ¿Y a los dólares MEP mediante GD30? La cifra mejora y asciende hasta un 43,6% ($143.600).

Con resultados negativos, ¿por qué los argentinos siguen apostando por dólares y plazos fijos?

No es un mito. La compra de dólares y la inversión en plazos fijos son las decisiones financieras predominantes de los argentinos. Según información de la Caja de Valores, la cantidad de cuentas comitentes abiertas no superan las 400.000. En tanto, las cuentas con plazos fijos están por encima de los dos millones.

“Con respecto a la dolarización de las carteras, la expectativa de devaluación y la demanda de dólares es una tendencia que se acentúa aún más en años electorales como es el actual como manera de resguardo ante un posible salto cambiario”, consideró el economista.

Pero, en el intento por sortear las regulaciones que el Banco Central estableció sobre la compra de dólares, en el último año los ahorristas se inclinaron por los Cedears. Aunque se opera en pesos, la cotización de estos instrumentos está atada al valor del tipo de cambio del dólar contado con liquidación (CCL). Eso explica su gran popularidad: se invierte en empresas internacionales de renombre, en moneda local, y se está cubierto ante un posible salto del tipo de cambio.

Uno de los ahorros preferidos de los argentinos es el dólar. Sin embargo, este año, mediante dólar MEP, perdió frente a la inflación
Uno de los ahorros preferidos de los argentinos es el dólar. Sin embargo, este año, mediante dólar MEP, perdió frente a la inflaciónShutterstock

De acuerdo con información del Instituto Argentino de Mercado de Capitales (IAMC), en los primeros seis meses del año se operaron en acciones locales un volumen de $121.000 millones, en comparación con los casi $225.000 millones operados en Cedears. Un año atrás, la situación era la inversa. El volumen operado en acciones era de $115.000 millones, casi el doble de lo que se operaba mediante certificados de depósitos argentinos ($67.700 millones).

“La falta de educación financiera juega un papel muy importante, ya que genera trabas al acceso de mejores alternativas que ahorrar en dólares o poner el dinero en un plazo fijo. Para la mayor parte de la población esos instrumentos son los únicos que les permiten resguardar sus ahorros, ya que desconocen o rechazan las posibilidades que se encuentran en el mercado de capitales. Por otro lado, esta falta de educación alimenta un mito que relaciona al mundo de las inversiones con el azar o la especulación, lo cual es paradójico, porque si vemos los montos operados en la Lotería nacional superan en gran medida a los operados en Bolsas y Mercados Argentinos (BYMA)”, cerró Donzelli.

Fuente: LA NACION

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *