El encendido del arbolito será un llamado a la paz en una Rosario violenta

La inauguración de las luces en Oroño y Pellegrini no tendrá este año festival musical, sino una actividad familiar con un mensaje contras las balas.

Desde 2019, la estructura fue renovada y está compuesta por tres mil focos LED. Cuenta con 22 metros de altura y más de 50 años de historia.

Este año el encendido del arbolito ubicado en la rotonda de Oroño y Pellegrini no tendrá festival con artistas musicales. A diferencia de otras ocasiones (aunque el año pasado la aparición del Covid no permitió realizarlo), el evento no será acompañado por la fiesta popular con shows de bandas de siempre, sino que se tratará de algo más sencillo y vendrá enmarcado en un mensaje de paz.

La razón de este cambio definido por las autoridades locales es la ola de violencia que azota a la ciudad, y en especial la balacera que sufrió la parrilla El Establo hace dos semanas, en un contexto de repetición de hechos de sangre que se cobran vidas casi todos los días. El evento es organizado conjuntamente entre el municipio, la Asociación Amigos del Parque Independencia y Paseo Pellegrini.

La idea es que se trate de una actividad más familiar y menos festiva, con canciones interpretadas por las orquestas Municipal de Ludueña y de la Escuela de Música, la actuación de un coro y una intervención artística interreligiosa para el momento del encendido. El plan es que todo arranque sobre las 19.30 y se extienda hasta aproximadamente las 21.30.

“Estamos orgullosos y nos parece relevante que se pueda realizar nuevamente, tras la suspensión del año pasado y colaborar con la organización. Desde lo simbólico es un aporte significativo, porque es la fecha de inicio de las fiestas en un contexto como este para nosotros y para toda la ciudad”, analizó Alejandro Pastore, presidente de Paseo Pellegrini.

El referente gastronómico destacó que años atrás, cuando empezaron a coorganizarlo, “la gente encontró en este evento el 8 de diciembre un momento para encontrarse de manera pública como otras ciudades lo hacen para Navidad o Año Nuevo, fechas que en Rosario se festejan en privado, y aportando una postal colectiva muy linda”.

En este marco, Paseo Pellegrini prepara una noche especial con varias actividades a lo largo de todo el corredor gastronómico para aprovechar la movida del encendido. Terminado el evento, desde las 22 y hasta las 23.30, habrá en la calle shows de solistas, dúos y DJs en la vereda de varios locales, para que el público pueda seguir disfrutando la avenida comiendo algo y escuchando música. También habrá un Papá Noel para sacarse fotos.

Desde su origen hace unos 15 años, la actividad ha tenido una aceptación muy grande entre los rosarinos hasta convertirse en el segundo evento más convocante luego de la Fiesta de las Colectividades: en la última edición de 2019 participaron más de 40 mil personas.

La Asociación de Amigos del Parque Independencia trabaja con varios meses de anticipación junto a la Dirección de Alumbrado Público municipal y los referentes de la avenida, para planificar el montaje del árbol y la ornamentación de luces que va a tener el parque en distintos sectores.

“Estamos contentos de que la celebración retorne y tenga continuidad. Pero por sobre todas las cosas, entendemos que es una Navidad muy particular por la situación que está atravesando la ciudad, tanto por la pandemia como por la crisis de seguridad. Nos unimos al pedido de paz para Rosario”, expresó Adrián D’Alessandro, presidente de la ONG.

A diferencia de años anteriores, en el que Papá Noel subía a una grúa para encender el arbolito, el símbolo de la Navidad estará saludando a los niños, sacando fotos y recibiendo las cartas con pedidos de regalos en el calendario de flores de Oroño y Cochabamba, que está adornado con figuras luminosas alusivas.

También habrá un desfile de San Nicolás en lancha por el Laguito, en cuya zona habrá un espectáculo con música, con un locutor animando y la posibilidad de participar enviando mensajes por Instagram.

Retorna tras un año atípico

En 2020, luego de varios años de presencia ininterrumpida y a consecuencia de la pandemia, el encendido del arbolito ubicado frente al parque Independencia no contó con el acompañamiento de un show musical masivo.

Sin convocatoria artística ni espectáculos, para evitar la concentración de personas a causa del Covid, se procedió a inaugurar formalmente el símbolo de la Navidad en la ciudad, rodeado de algunas pocas personas que se acercaron munidas de barbijo, y en especial con niños, para ver las luces. Muchos, debido a la situación sanitaria, eligieron pasar en auto por debajo de sus ramas al atravesar la rotonda para admirarlo.

Este año, el árbol que desde 2019 fue renovado y está compuesto por tres mil focos LED, que cuenta con 22 metros de altura y más de 50 años de historia, ofrecerá la tradicional postal navideña rosarina hasta el 8 de enero, día en el que será apagado hasta las próximas fiestas.

Fuente: LA CAPITAL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *