Alerta por Huggy Wuggy, el muñeco de videojuegos que abraza hasta matar y es furor entre los chicos

Se popularizó en los últimos meses, está agotado en jugueterías y se vende online. El problema es que circulan videos violentos del personaje. Lo que tienen que saber los padres.

Huggy Wuggy es uno de los personajes que acechan a los jugadores de Poppy Playtime, un videojuego de terror ambientado dentro de una fábrica de juguetes. Si bien el juego está orientado a adolescentes, el muñeco ganó popularidad entre los más chicos y desde hace un tiempo en las redes circulan videos en los que aparece de manera tenebrosa y amenaza con matar a los espectadores.

Por eso los especialistas advierten que es importante crear perfiles para segmentar los videos de Youtube y acompañar a los chicos en el mundo digital para evitar miedos y posibles traumas en los más chiquitos.

Quién es Huggy Wuggy y por qué estar atentos al personaje

Huggy Wuggy es el nombre del muñeco azul que, en principio, se exhibe como un personaje inocente, tanto en el juego Poppy Playtime como en los videos con su imagen. En el caso del juego, a medida que se avanza, el objetivo es escapar del monstruo que rápidamente se muestra siniestro.

Sin embargo, la imagen de Huggy Wuggy trascendió el videojuego y sus características llevaron a que se popularizara entre chicos de una franja edad de entre 6 y 8 años y que incluso piden al “juguete” y quieren ver sus videos.

El problema en los videos radica en el contenido: el muñeco amenaza con “asfixiar” hasta matar a quienes lo vean. Además, también circulan muchas de las escenas violentas que suceden al jugarlo, no adecuadas para cortas edades.

“Las escenas de terror superan la capacidad de procesar de los chicos”, explica a TN la psicóloga Maritchu Seitún, experta en crianza, que integra y coordina los equipos de Psicología de Niñez y Adolescencia del Centro Médico Domingo Savio en San Isidro.

Alerta por Huggy Wuggy, el muñeco de videojuegos que abraza hasta matar y es furor entre los chicos

“Esto puede traer consecuencias en el sueño, por ejemplo, sucede que no quieren irse a dormir y menos si quedan solos, o tienen pesadillas, miedos. Hay ansiedad aumentada, síntomas como tics, tartamudeo, rituales obsesivos, comerse las uñas, dolores varios, especialmente de panza o de cabeza”, describe como consecuencia de cualquier contenido violento al que pueden acceder los más chiquitos en la web si no hay una supervisión de un adulto.

“Además hay muchas otras formas que tiene esa personita de liberar el estrés que les genera. También pueden pasar ‘a la acción’ persiguiendo y asustando, amenazando a otros de forma parecida”, agrega.

“Acá nos damos cuenta de lo fácil que es que los chicos vean cosas que, al no ser para su edad y maduración, les resultan tóxicas y les traen consecuencias”, dice Seitún.

En ese sentido, plantea que es indispensable el monitoreo adulto. “Las redes no cuidan a los chicos y ellos no tienen criterio como para cuidarse a sí mismos”, señala.

“Al estar cerca podemos prohibir y explicar por qué lo hacemos, acompañarlos a elaborar lo que vieron para que no deje secuelas e ir enseñando criterios saludables de elección para ellos, pero lleva años que no se dejen tentar por ‘piedritas de colores’”, indica.

Esta no es la primera ocasión en la que chicos de edades más tempranas se topan con contenidos para un público mayor en redes y en Internet en general. Hace pocos meses, el éxito masivo de la serie de NetflixEl Juego del CalamarOtro antecedente, algunos años atrás, también en los videos online, lo constituyen los relacionados con la serie infantil Peppa Pig: circularon algunos con contenido de violencia sexual y en los que se hablaba de suicidio.

Cómo limitar los contenidos a los que pueden acceder los chicos

Los contenidos que Internet y las redes sociales ofrecen para entretener sin importar las edades, son de lo más variados y prácticamente la oferta es ilimitada. Puntualmente en el caso de los más chiquitos, YouTube se transformó en los últimos años en uno de los pilares a la hora de pensar en entretenimiento, dejando incluso de lado la televisión.

En este contexto, existen herramientas que también ofrece la propia tecnología para segmentar o administrar los contenidos de acuerdo con las edades.

Emiliano Piscitelli, especialista en ciberseguridad, da a TN una serie de recomendaciones a considerar para minimizar los riesgos en relación con la seguridad en la red en general.

“Antes de darle el dispositivo al chico para ver un video, está bueno hacer un recorrido para chequear que no haya anda raro en el medio, como ocurrió en otras ocasiones en las que aparecía algo inapropiado”, indica.

“Además, si se puede darles el teléfono sin conexión para ver el video, mejor, porque así no hay peligro de que aparezcan recomendaciones o publicidades que deriven en otros temas”, apunta.

Otra de las opciones a considerar es recurrir a los perfiles preparados para chicos, con los que cuenta la plataforma. “En el caso de Youtube está lo que se llama el ‘control parental’ específico que es YouTube Kids. Está preparada específicamente y en base a la cuenta de un adulto, se puede definir la cuenta del chico y segmenta todo lo adecuado para las edades especificadas“, explica Piscitelli.

Alerta por Huggy Wuggy, el muñeco de videojuegos que abraza hasta matar y es furor entre los chicos

Por fuera de esta plataforma, existe también una gran variedad de aplicaciones de control parental. “Se instala una App en donde se configura el perfil para lo que se podrá utilizar, la cantidad de horas, sitios que no va a poder visitar, la posibilidad de no poder instalar aplicaciones, entre otras funciones”, enumera.

Sobre este punto, pese a los refuerzos en la prevención a nivel tecnológico, el especialista insiste en que no debe limitarse a las cuestiones técnicas. “Siempre hay que saber que existe posibilidad de que se filtren cosas, como ya ha sucedido (más allá de que ahora reforzaron la seguridad). Lo que se busca es minimizar riesgos. Pero seguridad 100% no existe en esto; por eso hay que educar a los niños al igual que en la vida física”, considera.

“Muchas veces los padres argumentan que los chicos saben más de tecnología que ellos y que por eso no tienen mucho que enseñarles. Pero a mi me gusta trazar un paralelismo acá: a ningún padre se le ocurriría dejar a nuestros hijos chiquitos jugando en la calle sin supervisión. Dejarlos con una tablet o celular solos es como si salieran a 100 mil calles al mismo tiempo”, remarca como prioridad.

“Puede ser que sepan mas de aplicaciones, de tecnologías de uso, pero quienes pueden llegar a intuir o ver qué hay detrás, somos los padres. En este caso hablamos de algo que es para asustar, pero también existen otros peligros, con adultos haciéndose pasar por niños, pedófilos que buscan víctimas en videos de YouTube”, agrega.

Huggy Wuggy, un muñeco cotizado en las jugueterías

El muñeco de Huggy Wuggy se popularizó al punto de que en más de una juguetería se había agotado para Navidad y crecieron las ofertas online para conseguirlo.

Los precios parten desde los $900 y ascienden hasta valores cercanos a los $4000 de acuerdo con las características.

A principios de mes, el diario El Territorio, de Misiones, realizó un relevamiento en jugueterías de la provincia y constató que está “muy de moda” para los chicos de hasta 8 o 9 años. Lo mismo sucede con Kissy Missy, la compañera del personaje azul en el videojuego.

Qué significa “Huggy Wuggy”

Huggy Wuggy podría traducirse como “abrazo”. En el videojuego Poppy Playtime es el antagonista que actúa en el primer capítulo “A Tight Squeeze”.

Fuente: TN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.