Desmoronamiento en el Puerto de Santa Fe: vallaron el perímetro del Dique I

La circulación vehicular de la zona del shopping y el casino fue restringida, de forma preventiva. Analizan el estado general de todo el dique. Quieren evitar nuevos desmoronamientos.

El Ente del Puerto de Santa Fe dispuso un vallado en todo el perímetro del Dique I, mientras se llevan a cabo estudios de suelo para determinar el estado de la estructura que tiene más de un siglo de historia. En dicha zona portuaria funciona el shopping y el casino de la ciudad, entre otros servicios, por lo que recibe a diario gran cantidad de circulación de gente.

Esteban Franco, es el gerente de Ingeniería del Puerto de Santa Fe, a cargo de la coordinación de los estudios que se realizaron y de los nuevos estudios -más profundos- en marcha.

Los hechos

“Ahora estamos analizando el sector que se desmoronó pero también el resto del muelle, para detectar fallas y evitar nuevos desmoronamientos”, dijo Franco esta semana por LT10. El desmoronamiento del extremo sur del Dique I ocurrió el 19 de enero. Ese día el río Paraná en el hidrómetro del Puerto de Santa Fe registraba -0,23 metros. Una de las marcas más bajas de los últimos 77 años. “Ese es uno de los principales motivos por los que se desmoronó la punta del dique”, advirtió Franco.

Desde el punto de vista estructural, el hecho de que el suelo de la punta que se desmoronó sea natural “hace que absorba el agua de lluvia, lo que provoca un mayor empuje en el muro”, explicó luego el gerente. También es importante remarcar que “es la primera vez que ocurre algo así en el muelle original del Puerto, que se construyó entre 1905 y 1910, lo que habla de una construcción con 112 años de antigüedad”, dijo Franco.

-¿Se realizó alguna vez algún tipo de mantenimiento?

-Yo puedo hablar de lo que se hizo en los últimos años. Se realizó un monitoreo visual periódico desde las embarcaciones para detectar fisuras, grietas, filtraciones, huecos, socavones o anomalías. Nunca se encontró ninguna situación grave, por así decirlo -respondió Franco-. Lo que ocurrió fue que esos monitoreos son visuales y el río (por entonces) se encontraba en su nivel normal, alrededor de los dos metros de altura. Es decir que todo lo que estaba por debajo no era visible. Además, ese día (que se desmoronó) y los anteriores hubo lluvias de entre 75 a 80 mm. Después de muchos días de sequía. Entonces, el muelle quedó sin contención (exterior) del agua, por el río bajo, y recibió lluvias que fueron absorbidas por el suelo natural de ese sector.

Patrimonial

“Ese muelle se construyó como se lo hacía en la época, con pilotes de madera que, según nuestros registros, son de pinotea; sobre los cuales se construyó un muro de gravedad, que es un muro de piedra”, mencionó Franco. “Esa punta en particular, estructuralmente es la zona más débil, porque es a donde termina el muelle”.

Cuando ocurrió el desmoronamiento “contratamos buzos profesionales para que nos informen cómo estaba la estructura por debajo. Recorrieron diez metros a cada costado del sector. El resultado fue dentro de todo positivo, porque concluyó que la estructura general se encuentra en un estado de conservación aceptable. No hay fallas que indiquen el final de la vida útil de la estructura”, mencionó el gerente portuario.

“Realizamos una batimetría para medir profundidades y no detectamos que allí se haya focalizado una profundización. Esa podría haber sido una causa del desmoronamiento, pero no arrojó ese resultado”, señaló luego Franco.

Nuevos estudios

Esta conclusión preliminar “nos servirá para realizar otro estudio de ingeniería más profundo. La idea es poder diseñar una solución en particular para ese desmoronamiento y, a su vez, una solución general que nos deje tranquilos de que no hay ningún tipo de riesgo en el resto del muelle”, explicó el gerente.

“Esta bajante nos permite observar todo el frente del muelle y detectar todos los sectores que tengan fisuras, grietas o anomalías e intervenir puntualmente en cada uno de esos sectores, mediante lo que se dictamine en el estudio de ingeniería. Esto nos dejará tranquilos a todos, sin riesgos futuros”, mencionó.

-¿Cuánto tiempo seguirá vallado el dique?

-El estudio demandará un tiempo estimado de al menos dos meses y se realizarán nuevas inspecciones de buceo, batimetrías, perforaciones y estudios de suelo. En el transcurso obtendremos conclusiones preliminares que nos permitirán tomar medidas antes de su finalización. Mientras tanto, permanecerá el vallado preventivo que se colocó en forma temporaria en todo el perímetro del muelle y la cabecera del Dique I, hasta tener los informes del estado de la estructura.

“El socavón fue en un sector que no tiene acceso público. Si hubiese ocurrido en otro lugar estaríamos evaluando otras consecuencias”, advirtió luego Franco.

El otro dique

En el Dique II se están construyendo varios edificios. Ese dique fue construido con otra estructura, “un talud inclinado, y hay terreno natural. Allí es más fácil anticiparse a un posible colapso porque uno puede ver cómo se puede ir generando. Pero en la actualidad no existen riesgos. Hay sectores comprometidos pero no pasa sólo en el Puerto, ya que con esta bajante todos los bordes costeros sufren desprendimientos, ya que se trata de condiciones atípicas”, aseveró Franco.

En cambio, en el Dique I “no se puede ver porque se genera por debajo de la superficie y lo último que colapsa es la estructura rígida”, comparó el gerente de Ingeniería del Puerto. Por ello (el desmoronamiento) “es más violento, como se observa en el video de la cámara de seguridad que captó el momento”.

“Ahora vamos a retirar todo lo que se desmoronó, porque es un riesgo para la navegación. Tomaremos muestras y las vamos a analizar, ya que además se trata de un rescate patrimonial”, finalizó Franco.

Fuente: EL LITORAL.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.