Julio Falcioni dio detalles de su lucha contra el cáncer: “Fueron 13 horas de cirugía, 14 días en terapia intensiva y 35 sesiones de rayos”

El Emperador reveló la delicada situación que atravesó. “Me quemaron toda la parte de las cuerdas vocales, pero con los años podría ir mejorando”, recordó

A días de debutar en la Copa de la Liga frente a BocaJulio César Falcioni brindó una entrevista en donde además de hablar de fútbol, dio una conmovedora explicación de la situación personal que atravesó en el último tiempo. El extenso diálogo en Super Deportivo Radio, el Emperador acaparó la atención cuando hicieron una pregunta íntima sobre su estado de salud.

“¿Pensaste que no la contabas?”, le soltó el periodista con un grado de confianza. “Es que no me di cuenta de muchas cosas. Yo fui por una simple operación programada, y resulta que detrás de esa operación programada, que estaba pautada para septiembre, encontraron algo que era muy grave. Aparentemente, en principio era algo sencillo, pero detrás de todo eso apareció algo muy grave y lo que en un principio se había planteado sobre una hora o una hora y media de cirugía, estuvimos 13 horas en el quirófano”, explicó el entrenador.

“¡¿ Trece horas?!”, se sorprendió el cronista. “Y catorce días de terapia intensiva”, le devolvió el DT. “Después vinieron los rayos, la quimio, la alimentación directa al estómago… Ahora estamos peleando pensando en la Libertadores. La vida es eso. Ahora tengo una voz diferente y no hago ningún esfuerzo para hablar. Cuando tuve esa operación y unas 35 sesiones de rayos me quemaron toda la parte de las cuerdas. Con el tiempo y los años podría ir mejorando; pero es algo que será una incógnita”, completó.

Con relación a lo deportivo, Falcioni también se refirió a su primer compromiso frente al Xeneize en La Bombonera (domingo a las 21:30) por el torneo doméstico. “El hincha de Boca ha sido muy especial conmigo, sobre todo después de que me fui: con mucho reconocimiento. Lo bueno es que no valoren tu trabajo en el día a día, sino que con el correr del tiempo valoren lo que hiciste, y digan Ah bueno, no era tan malo este”.

En este sentido, el Emperador sostuvo que su etapa con el buzo azul y oro se mantendrá en vigencia porque “el hincha de Boca está en todos lados”. “En el día a día, en cualquier lugar donde voy, se muestran muy cariñosos, respetuosos, y recuerdan mucho mi paso por el club”, argumentó.

Su estadía en Casa Amarilla dejó un saldo positivo, con las conquistas del Apertura 2011 y la Copa Argentina del año siguiente. “Lo de uno, para muchos, es menos importante. Yo lo tomo como algo natural, somos el último equipo campeón invicto del fútbol argentino, y en ese triunfo, para muchos, pasamos casi inadvertidos. Yo lo tomo como algo natural, nunca fui muy afecto a autopromocionarme, transité el fútbol de la mejor manera que sé, trabajando, siendo responsable”, rememoró.

Tal vez su espina aún la tenga presente, cuando el Xeneize cayó en la final de la Copa Libertadores que hubiera significado la Séptima para la institución. Su relación ambigua con Riquelme, quien era la figura de aquel plantel, dejó una huella imborrable en todos los fanáticos. Sin embargo, para Falcioni “la decisión que tomó Román antes del partido con Corinthians no influyó en el resultado”. “Hubiera sido una satisfacción enorme, sobre todo para regalarle al hincha de Boca que tanto esperaba eso, y porque habíamos hecho un sacrificio muy grande para llegar a esa final, muy importante”, concluyó.

Fuente: INFOBAE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.