Unión pagó muy caro la falta de jerarquía de su plantel

La fatalidad por lesiones y suspensiones le pasó factura a Unión, sobre todo en la ofensiva donde no pudo quebrar a un amarrete planteo de Junior.

Desde la llegada de Gustavo Munúa, uno de los aciertos más importantes de la secretaría técnica entre tantos que se pueden contar durante su corta y exitosa gestión, Unión dio un gran salto de calidad, como consecuencia que se potenciaron jugadores con una idea de juego clara, que se caracterizó por un gran despliegue físico con la potenciación de las virtudes futbolísticas de los jóvenes talentos del club.

Sin dudas que esa fue la política del club, saludable desde todo punto de vista, ya que Gustavo Munúa pudo cristalizar todo lo que se insinuó durante la gestión de Juan Azconzábal como DT de Unión, etapa donde los resultados no acompañaron ese procedo futbolístico.

Fue así que Gustavo Munúa encontró un equipo titular, compuesto por jugadores de gran experiencia como Sebastián Moyano, Emanuel Britez y Claudio Corvalán, que eran los encargados de potenciar a los jóvenes talentos surgidos del club como Federico Vera, Franco Calderón, Juan Nardoni, Juan Carlos Portillo, Imanol Machuca y Gastón González, y otros sobre los cuales se hizo una apuesta económica para comprarle sus pases como Enzo Roldán y Mauro Luna Diale.

Prensa Unión

Unión terminó en un alto nivel futbolístico, que lo pudo reflejar en el partido más importante del semestre, con una categórica victoria en el Clásico Santafesino ante Colón por 3-0, donde además se logró el objetivo de clasificar a la Copa Sudamericana, el gran desafío que tendría el equipo en el 2022.

El mercado de pases de Unión no tuvo grandes estridencias, donde se logró la continuidad de jugadores que pretendía retener Gustavo Munúa, como Enzo Roldán y Sebastián Moyano, mientras que llegaron otros de experiencia y jerarquía como Diego Polenta y Jonatan Álvez, para nombrar a los más representativos. Se tomó, además, la discutible postura de contratar a un goleador desconocido como Leonardo Ramos y prescindir de otro con jerarquía comprobada como Juan Manuel García (de gran promedio en cuanto a tantos en relación a los minutos en cancha).

UNO Santa Fe / José Busiemi

Pero Unión siempre fue un plantel corto. En lo que va de la temporada el plantel sufrió una gran cantidad de lesiones, ausencias que en algunos casos fueron disimuladas por los buenos ingresos de Santiago Mele, Diego Polenta y Mariano Peralta Bauer.

Las lesiones, sin embargo, nunca dieron un respiro y los cambios, sobre todo en ofensiva, nunca tuvieron el éxito que brindaron las primeras alternativas. De hecho, de la estructura ofensiva, Munúa no pudo contar ante Junior con Mauro Luna Diale (suspendido), y los averiados Jonatan Álvez y Leonardo Ramos.

Mauro Luna Diale, el segundo mejor jugador de la 1ª fecha, luego de anotarle a River y se figura en el estreno.
Mauro Luna Diale, el segundo mejor jugador de la 1ª fecha, luego de anotarle a River y se figura en el estreno.José Busiemi / UNO Santa Fe

En los otro sectores del campo de juego Unión pudo disimular la falta de jerarquía en el recambio, como los citados ejemplos de Mele, Polenta y por qué no agregarle a Sebastián Jaurena, Daniel Juárez y Mariano Peralta Bauer, pero está claro que Ramos no tiene el mismo nivel que Álvez y que Matías Gallegos está tratando de afirmarse en Primera División, más allá que ante Junior haya dejado buenas sensaciones.

Además, hay que agregarle que Imanol Machuca y Enzo Roldán todavía no pudieron recuperar su nivel, con el cual terminaron el exitoso 2021 deportivo, y que para el segundo partido ante Oriente Petrolero, en Copa Sudamericana, Munúa además de no poder contar con Luna Diale, Álvez y Ramos tampoco podrá hacerlo con Gastón González, su principal carta ofensiva que fue tontamente expulsado ante Junior.

Encima Unión tiene que encarar la Copa de la Liga Profesional, donde este sábado jugará un duelo clave ante un rival directo como Newell’s, donde no puede dejar pasar la chance de ganar si pretende dar pelea por ingresar en los puestos de clasificación en la Zona A.

Pero está claro que Munúa, más que nunca, tendrá que sacar a relucir su gran chapa de DT, como lo hizo en otros tramos de su gestión al frente de Unión, aunque en este caso la tarea será bien dura, ya que deberá disimular la jerarquía de los jugadores titulares con el recambio que no abunda y que está muy lejos del nivel de los que no puede considerar, como quedó reflejado frente a Junior.

Fuente: UNO SANTA FE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.