El renunciamiento electoral de Cristina Kirchner plantea también un nuevo escenario para los intendentes del PJ

Algunos jefes comunales la imaginaban candidata y en una boleta que traccionaría en el conurbano. Un grupo de ellos empieza a recostarse en la opción de Sergio Massa si la economía acompaña

“No voy a ser candidata a nada, ni a presidenta, ni a senadora, mi nombre no va a estar en ninguna boleta”, dijo Cristina Kirchner tras ser condenada a seis años de prisión e inhabilitación de por vida para el ejercicio de la función pública por la Causa Vialidad. El anuncio de la vicepresidenta dinamitó todos los planes dirigenciales que proyectaban en la provincia de Buenos Aires, la de mayor peso electoral y donde los intendentes oficialistas de la Primera y Tercera sección electoral disputan más de 9 millones de votos entre todos los distritos que integran las dos secciones. Algunos —no todos— la imaginaban siendo candidata a presidenta o en su defecto a senadora nacional por la provincia de Buenos Aires y que su nombre esté en algún tramo de la boleta; algo que también esperaba el gobernador Axel Kicillof. Ahora, sin Cristina en carrera, el dispositivo electoral en el poderoso conurbano bonaerense empieza a reconfigurarse.

Más allá de las muestras de apoyo que los intendentes realizaron por redes sociales y con un documento del PJ bonaerense que preside Máximo Kirchner, la discusión es hacia lo que viene. La ex presidenta juntó a su núcleo duro en una cena de la que no participó el grueso de los intendentes del conurbano y le bajó línea a funcionarios K de que salgan a militar. No dio mayores precisiones sobre su definición de no ser candidata. Uno de los jefes de La Cámpora, Andrés Larroque, dijo que conociéndola no creía que vaya a ser candidata el año que viene.

Pese a ello, los intendentes dirán presentes en el Centro Cultural Kirchner (CCK) el próximo lunes 19 de diciembre cuando la vicepresidenta cierre en encuentro Grupo de Puebla, que se realizará bajo la consigna “Voluntad popular y democracia. Del partido militar al partido judicial, las amenazas a la democracia”. Junto con La Cámpora y organizaciones sociales y sindicales aliadas al cristianismo, los intendentes llegarán hasta al CCK y aportarán militancia.

No le podemos pedir más a ella. Hay muchos dirigentes políticos dentro de este frente al que pertenecemos que se quedaban tranquilos con la posibilidad de que Cristina fuera candidata. Hay que dejar de pedirle y de vivir de los beneficios que tiene Cristina en términos electorales”, planteó la intendenta de Quilmes, Mayra Mendoza, en declaraciones a Radio Con Vos. Mendoza es una de las dirigentes que estuvo presente en la cena que encabezó CFK en Punta Lara y sus dichos exponen también lo que será a partir de ahora el posicionamiento de un sector del núcleo duro hacia la vida interna del Frente de Todos.

La intendenta de Quilmes, Mayra Mendoza junto al gobernador Axel Kicillof y el ministro de Justicia bonaerense, Julio Alak La intendenta de Quilmes, Mayra Mendoza junto al gobernador Axel Kicillof y el ministro de Justicia bonaerense, Julio Alak

“Obviamente que se condena la persecución y el accionar judicial, pero nadie esperaba esta decisión de Cristina de no ser candidata. Ahora hay que pensar en lo que viene”, explica un intendente peronista de la Tercera sección electoral. La misma fuente le desliza a Infobae que muchos de sus colegas también empezaron a explorar la opción del ministro de Economía, Sergio Massa, como eventual candidato en 2023; aunque aclara que “siempre y cuando siga en este camino de estabilización y se logre bajar la inflación”.

Algunos intendentes y dirigentes del PJ territorial vienen desde hace días marcando señales de respaldo político al ex intendente de Tigre. En definitiva lo reconocen como un par. Así como también ocurre con el jefe de gabinete bonaerense, Martín Insaurralde. Insaurralde materializó la semana pasada la participación plena de los intendentes en el programa Precios Justos con el cual el titular de Economía busca enfriar la variación de productos al consumidor. Con un acto en el Salón Dorado de la Gobernación bonaerense —y con el Kicillof como anfitrión— Massa se llevó el compromiso de los intendentes oficialistas para tener más estructura en el control de los acuerdos. Se quedarán con el 25% de las sanciones económicas que puedan llegar a efectuar a quienes incumplan con el compromiso asumido. “Es el ministro de Economía que nosotros tenemos que acompañar, es nuestro compañero, nuestro amigo y tenemos confianza en lo que está haciendo. Tiene que tener el apoyo político suficiente para que todos entiendan que el camino de bajar la inflación es un camino para todos los argentinos”, le dijo el intendente de Ituzaingó, Alberto Descalzo a Infobae.

El intendente de Ituzaingó, Alberto Descalzo con Sergio Massa y Axel Kicillof El intendente de Ituzaingó, Alberto Descalzo con Sergio Massa y Axel Kicillof

Hubo otro gesto: los municipios peronistas de La Matanza, San Fernando, Escobar, Lomas de Zamora, Almirante Brown y Florencio Varela suscribieron a finales del mes de noviembre a letras del Tesoro, que fueron parte de los fondos en pesos que le permitió al Gobierno nacional cubrir los vencimientos de deuda de noviembre.

Massa no da señales electorales. En su entorno aseguran que hasta marzo del 2023 no se habla de eso. Tiene además detrás suyo al Frente Renovador y su dirigencia que también intentará dar peleas electorales en diferentes municipios. Algunos ya más lanzados como por ejemplo el diputado provincial Nicolás Russo, que irá por la intendencia de Lanús, el único distrito del conurbano sur que gobierna Juntos y donde el Frente de Todos suele enfrascarse en internas desde el 2015 a esta parte.

Para el intendente de Ensenada, Mario Secco, ni Massa ni el ministro del Interior Wado de Pedro —opciones que empiezan a emerger— “llenan el vaso”. Así lo marcó este sábado en declaraciones a Radio Provincia. “Tenemos muy buenos compañeros para candidatos en el Frente de Todos, pero nadie llena el vaso como ella. Cuando Cristina se enciende la gente se enamora, ella le gana al liberalismo entero, si no es candidata estamos al horno”, opinó.

Pese a los anhelos o cálculos que hagan los intendentes en vistas al año que viene, también hay una coincidencia y es que aunque CFK no sea candidata, su voz y decisión al interior de la fuerza será inevitable. Ello también lo sabe el gobernador bonaerense, que con señales de gestión, viene trabajando hacia 2023 con la intención de ser reelecto. En su entorno poco quieren saber con que Kicillof salte a una candidatura nacional. Pero lo que defina la vicepresidenta —que ha dado sobradas muestras de patear el tablero— será lo que termine inclinando la balanza.

Entre la Primera y Tercera sección electoral, el Frente de Todos, gobierna los distritos de Escobar, General Las Heras, General Rodríguez, General San Martín, Hurlingham, Ituzaingó, José C. Paz, Luján, Malvinas Argentinas, Marcos Paz, Mercedes, Merlo, Moreno, Morón, Navarro, Pilar, San Fernando, Tigre, Almirante Brown, Avellaneda, Berazategui, Berisso, Cañuelas, Ensenada, Esteban Echeverría, Ezeiza, Florencio Varela, La Matanza, Lomas de Zamora, Presidente Perón, Punta Indio, Quilmes y San Vicente. En términos electorales, es allí donde prácticamente se define la elección en la provincia de Buenos Aires y empuja, o no, la boleta nacional ya que por ley el territorio bonaerense celebra la elección a gobernador e intendente en la misma fecha que las elecciones nacionales.

Pese a que algunas provincias del peronismo ya avanzaron con el desdoblamiento electoral para los comicios del 2023, en la provincia de Buenos Aires que condensa el 37% del padrón nacional aún no hay señales al respecto. En caso de que el oficialismo busque avanzar en ese escenario de desdoblamiento tendrá que sellar un acuerdo con Juntos, ya que en la Legislatura bonaerense no tiene el número suficiente para forzar una cambio en el calendario electoral.

Fuente: INFOBAE